POESIA (39) ARTE (14) ARTETERAPIA (4) AUTORES (3)

lunes, 31 de enero de 2011

LEONA...

     

      No puede ser...Otro día lluvioso que nace tras una abrumadora noche  llena de tormentas, ya amanece y no me apetece abrir de nuevo  la vieja ventana que me pide  que me enfrente de nuevo a la triste mañana.
   
      Mis ojos siguen cerrados. Descansan apaciguadamente.... ¡Ey chicos, arriba! Por fin los despierto, son unos vagos, se abren y se cierran al ritmo de una puerta que se ha quedado abierta en un día de levante traicinonero. Ellos esperan vencer la batalla de mi propio desafío: Tener que enfrentarme al espejo del baño como cada mañana. Ese idiota que me recuerda  que hace  ya algún tiempo que no me gusta lo que veo....
    
        De repente, salta en mi mente  una idea. Adelante muchacha, vamos, levanta!! Pero ¿Qué pasa? ¡Maldita obsesiva! ¿Qué quieres tú, ahora?? ¡Déjame, qué estoy concentrada en los ojos! Pero, ¡Qué egocéntrica eres! Sólo quieres toda la atención para ti, empiezas  a cansarme! El día menos pensado te lobotomizo.... ¡Es que ya está bien, vamos! Tú eres la culpable del resultado de esta "personaja" que vaga rodando y dándose culazos por este paraje insólito llamado mundo, todo el dia con la cognición, todo el día pensando...¡Si! ¡Qué! ¿Me estás hablando? ¿Qué es importante? ¡Venga, dime!..

        ¡Ay, Luisita! Anda y levántate, personaje inmundo, no recuerdas que día es hoy?

        ¿Qué dices pensadora universal?

        Que hoy es el día...

         El día de qué?? ¡Ahhh, Dios, qué asco! y qué frio! ¡Lo olvidé...! pero, hay una duda, nooo, no puede ser, joder, no tengo ninguna muda limpia, ¡Y es el día!!! ¿Y qué me pongo?
Encima me tengo que lavar el pelo....Qué coñazo!!! Y con esta humedad tendré que utilizar la plancha y así alisar  a la dama salvaje que tengo como cabellera... Si tendría que haberle  hecho caso a mi madre...
Luisa, cariño, tú con el pelo corto estás mucho más mona... (¡Amor de madre...! ¡Quién quiere otro...!!)  ¡Me encanta, ya tengo canas de nuevo....! Es que de verdad, Luisa, pareces una leona... ¿Leona? Odio esa palabra, es lo que me decían mis compañeros de clase cuando me veían llegar al colegio aquellas mañanas de frío polar cuando era papá el que me acercaba a la puerta. Ese día se notaba que mamá no había podido atenderme. Papá como buen hombre de su época, nunca fue muy detallista, me peinaba y vestía pues a su manera, decía que el pelo alocado me sentaba mejor.... Sí, el pelo "aleoniciado" , y con los botones  del babero mal abrochados. Las monjas me miraban con caras de serpientes enjauladas. ¡Luisa, aborchate bien el babero, mujer! ¡Qué ya puedes hacerlo tu solita....! Por no hablar del idiota de mi primo Sebastián que cada vez que jugabamos a la lucha de pueblos y yo perdía, me llamaba "la Leona de Castilla", eres tan horrible como ese animal peludo gritaba....
      
        Por fín salí a la calle, ¡Ala, allá voy, mundo cruel!! Me acicalé para la ocasión como buena mujer de pueblo que soy. ¡Oye, pues no estoy hasta mona....! Traje de chaqueta bien confeccionado color rojo ciruela, zapatos de tacon de 7 cm que disimularan mi estatura, mi carmín endulza estomágos, y un poco de color en los pómulos que me quitara la palidez con la que normalmente me recibía  la calle, lo urbano...

     Corri por todos las callejuelas que rodeaban mi casa, me doble el pie unas cuantas de veces, casi a punto de tropezar con los adoquines que desde el suelo me avisaban: Luisa, cariño que te nos vienes encima,¡ Y cuanto peso viene contigo...! Perdí el bus que me dejaba justo en la puerta por la que se accedía a aquel rincón del mundo en el que me esperaba algo nuevo; Si, si; una Oportunidad, sólo buscaba eso...  Dichosa Oportunidad....


  
 

1 comentario:

  1. Aires de infanciaa recorren tus palabarass,..
    Una recapitulación? Un sueño?
    Me gustaa,..

    ¿Y continuará?

    ResponderEliminar