POESIA (39) ARTE (14) ARTETERAPIA (4) AUTORES (3)

miércoles, 5 de septiembre de 2012

LO QUE QUEDO ATRAS

Hay que estar loca
para hacer la maleta
con cuatro mudas sueltas
y dejarse atrás el corazón.

(Que sea eterno el camino,
arcadas me da por fuera
si pienso en el destino.)

Llena de hastío
recojo la mirada perdida
hija de la desafortunada luna
que me parió hace dos días.

Hablo con ella, le pregunto,
¿De qué fuente bebí?
¿Con qué leche me amamantó?
¿Qué fue lo que me sentó mal?
La adolescencia tras de sí...

En aquel lugar no había respiro
el aire se  hacia espeso.
Agonizante por momentos,
ardía una llama,               
poco a poco se apagaba,
se callaba quieta,
lenta y sombría,
perdía su esencia,
y el cielo lloraba
haciéndola desaparecer:

                Era mi llama
                       mi aliento,
                          mi vida,
                              mi eros,
                                   mi ser.


Ni mi cuerpo
ni  el dios Urano fueron conscientes.

Ya no sentiré el temblor de la puerta que se abre,
el delicado latido de la ventana,
el suave susurro de los pájaros recién nacidos,
el ardor del soplo del deseo.

Los sueños arrojados se pierden en algún lugar del universo,
Demolidos  y a golpes
son ahumados por el calor del verano.

Azota mi cara blanca,
cúbrela de miedo,
yo voy  tiritando  ante tu presencia
que no me resbala,
             por más que quiera,
                           no me resbala...

No hay comentarios:

Publicar un comentario